Después de tres días intensivos de vela, con bastante viento, nubes ,claros y algunas olas. Gaia y su marido se despiden con la satisfacción no solo de haber navegado, que era lo que principalmente querían, sino de haber mejorado muchísmo y haberse convertido en muy buenos tripulantes.

Gracias por estos días, por poner tanto empeño y sobretodo por disfrutar de la experiencia